14 julio 2015

Mi armario. 8 Consejos para una limpieza a fondo de ropa.

Una de las primeras cosas que tenía pendiente en mi lista cuando empezara mis vacaciones era una limpieza a fondo de ropa. Y cuando digo a fondo es a conciencia; haciendo revisión de aquello que realmente tengo en el armario.

Y es que si el tópico de hacer las maletas es que la llenamos de "por si", llega un momento en la vida de todo armario en que se llena de lo mismo. Esto hace que lo veamos atestado pero que realmente no tengamos "nada que ponernos". En internet encontraréis miles de trucos y consejos, tanto para vaciarlo como para ordenarlo, que a mi me gusta consultar ya que a veces nos dan muy buenas ideas. Si creéis que vuestro armario también necesita una revisión aquí os dejo una recopilación en base a mi propia experiencia:


  • Hacer la limpieza de todo, TODO, lo que nos sirva para vestirnos. Esto incluye, además de la ropa, prendas interiores, calzado, complementos, etc. Para ello juntaremos todas las cosas de cada categoría, lo cual nos servirá para hacernos una idea del volumen de prendas que tenemos así como de los colores que predominan en cada categoría y conocer mejor cómo se compone nuestro armario.    
  • Lo primero es lo primero, hacer balance del estado de las prendas. Si hace falta limpiar algunas de nuestras joyas porque empiezan a perder brillo o tenemos una camisa con un botón suelto es el momento de arreglarlo. También puede ocurrir que tengamos algunas camisetas a la que le haya salido agujeritos, o del sudor hayan cogido color, o incluso que tengamos prendas blancas que del tiempo estén algo amarillas. Seamos sinceros, si con los veinte lavados específicos esas manchas no han salido no merece la pena que la sigamos teniendo en el armario.


  • Uno de los consejos que leí era separar, dentro de cada montón, lo que nos volveríamos a comprar. En esto incluyo un pequeño matiz: hay prendas que por distintos motivos se vuelven especiales y podríamos decir que sí volveríamos a comprarla. Es por ello que debemos ver si realmente podemos seguir usándola o no. Quizás, si es tan especial y tenemos intención de conservarla, sería conveniente retirarla antes de que se deteriore más y entonces ya ni la reconozcamos. No está mal conservar ciertas prendas, pero hay que hacer esto con cabeza; y mejor retirarla a un baúl o altillo en lugar de conservarla en el propio armario.
  •  Respecto a las prendas que ya no queramos existen varias opciones: que la prenda esté muy deteriorada, en cuyo caso la tiraríamos a la basura; que ya no la queramos porque nos quede pequeña/realmente no nos guste cómo nos queda, en cuyo caso mi recomendación es que la donéis. También puede ocurrir que la prenda os sirva para reciclarla usando alguno de los muchos tutoriales que se pueden encontrar por internet.
  • Existe el caso de que nos hayamos hecho con prendas heredadas/regaladas que no nos guste, en cuyo caso ¿qué necesidad hay de estar martirizándonos viéndola cada mañana al abrir el armario? O si no nos favorece, ¿no es mejor tener dos prendas que sí sabemos que nos sienta bien, que veinte de las cuales la mitad no nos ponemos?




  • Si en la limpieza hay prendas con las que estéis en duda dejadla apartada fuera del armario. Si en unas semanas no la echáis de menos en vuestro armario no la reincorporéis.
  • Habrá prendas que lleven tiempo en nuestro armario pero que no nos ponemos y, sin embargo, tampoco queremos deshacernos de ellas porque le vemos potencial. Tampoco se trata de que tiréis todo el armario. A mi me ha pasado el caso de tener una prenda y usarla poco, y al cabo de un par de años no quitármela en toda la temporada. No pasa nada porque la dejéis en vuestro armario, pero no os olvidéis de ella, intentad forzar algún conjunto a lo largo de la temporada de uso. Inspiraos en la web, en revistas, preguntad a vuestro círculo de confianza cómo se lo pondrían ellos si realmente estáis atascados. Como opción también podéis comprar otra prenda que combine si con ello le vais a poder sacar más partido. ¡Pero sobre todo no dejéis de probar, inventar y reinventaros con vuestro armario!
  • Invertid con cabeza. Que hayamos hecho limpieza no quiere decir que tengamos que ir corriendo a reponer esos huecos vacíos. Aprovechad para realizar nuevas combinaciones con aquello que os hayais quedado. De hecho creo que como ejercicio es muy bueno restringir el armario a un número de prendas y crear conjuntos a partir de estas. Recordad que no es mejor un armario atestado sino aquel al que se le sepa sacar el máximo partido. 

Y para no alargar más el post dejaremos la parte de almacenamiento y orden para otro día. Espero que os hayan servido estos consejos. Me encantaría conocer también otras recomendaciones que vosotros llevéis a la práctica.

Un saludo y feliz semana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...